Berisso Ciudad Berisso Ciudad
Ciudad de Berisso, Provincia de Buenos Aires, República Argentina.
35282 lectores
Última actualización: 12:33
Facebook Twitter RSS
Realizaron una denuncia penal

Por una maniobra fraudulenta de YPF, la empresa Media Caña de Ensenada está a punto de quebrar

Con el patrocinio del abogado Marcelo David, este jueves se presentó una denuncia penal por estafa en beneficio de los directivos de la empresa Media Caña SA, en perjuicio de la propia compañía, recayendo en la fiscalía 11 de Álvaro Garganta. La posibilidad de quiebre de la firma viene llenando de incertidumbre a sus trabajadores desde hace meses.
La denuncia se realizó con el patrocinio del abogado Marcelo David.

Con el patrocinio del abogado Marcelo David, este jueves se presentó una denuncia penal por estafa en beneficio de los directivos de la empresa Media Caña SA, en perjuicio de la propia compañía, recayendo en la fiscalía 11 de Álvaro Garganta. La posibilidad de quiebre de la firma viene llenando de incertidumbre a sus trabajadores desde hace meses.

La empresa se concursa en 2017, luego de varias irregularidades y por una deuda de casi 120 millones de pesos con la AFIP, que podría solucionarse en función de los contratos que se venían firmando con YPF. La idea fue concursar Media Caña, impulsado por los abogados Gustavo Pérez y Leonardo Bufalino, para llegar a una solución.

Sin embargo, como debían iniciarle juicio a la petrolera estatal porque quería cortar los contratos de la noche a la mañana, se intentó una negociación. En ese entonces, Media Caña facturaba cerca de 200 millones mensuales y en su mejor momento llegó a tener 800 empleados activos, con contratos de exclusividad con la refinería.

En este sentido, YPF empezó a realizar gestiones para sacarlos de encima. Por lo tanto, realizó un acuerdo con los abogados de Media Caña y su presidente Omar Cejas, quienes a espaldas del directorio de la asamblea terminan negociando la entrega de un monto cercano a los 32 millones de pesos, sumado a otros 8 millones que no se saben dónde están.

A cambio de ese dinero, se aseguraban que no iniciaban acciones legales a la petrolera y que, además, se quedaban con el personal calificado, que fueron pasados a otras empresas prestatarias como Tisico. Este acuerdo se llevó a cabo ya que la única plata que tenía para salvar el concurso, se la quedó YPF y la distribuyó a su antojo.

En este sentido, se desprende que la petrolera estatal negoció con los abogados y el presidente del directorio sin el consenso del resto para que no le hicieran juicio por ruptura del contrato de distribución, que iba a superar los 400 millones de pesos, para ahorrase pagar todo ese dinero por la cancelación. Esto implica la mejor salida para YPF, pero la peor salida para Media Caña, que está yendo a la quiebra.

Lectores: 706

Comente esta nota